English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 20 de marzo de 2012

Soez : Pasillo






Hace varios años atrás, disfrutaba de mis ratos libres trazando líneas sobre toda clase de papeles, principalmente sobre publicidades mejor conocidas como "volantes", que recogía de la calle.
Recuerdo que los citados "volantes" tenían un lado del papel impreso y el otro en blanco (lamentablemente ahora las imprentas aprovechan ambas caras del papel). Eso le confería la maravillosa propiedad de ser un soporte apto para ser rellenado; era papel gratis!!!
Pero no sólo era papel gratis, además era un papel que no costaba hacer un bollo en caso de que aquello con lo que lo rellenase no fuese completamente de mi agrado.
Tenía cajas y carpetas también recogidas de la calle repletas de dibujitos que me gustaban porque en un centímetro cuadrado de su superficie había un pequeño detalle que me enorgullecía...
Junto con los volantes había dibujos más formales; estos estaban hechos sobre cartón!!!
El cartón era más preciado, porque era más resistente, allí se podía trabajar con medios líquidos, como tintas, marcadores, biromes... A veces una tinta podía estar compuesta de café recalentado, o de té o mate cocido, resultaba que los comestibles eran funcionales para definir áreas por color. El aceite por ejemplo, servía para dar una tonalidad más obscura al soporte sin alterar su color original...
Luego llegó la etapa del hollín, con tan sólo un pedacito de vela con un pabilo encendido, se podía flambear una hoja sobre la llama y obtener unas manchas muy variadas por valor y forma. Las manchas de hollín podían reelaborarse con goma de borrar y un pedacito de carbón. Una vez encontré un trocito de escalón desprendido de la entrada de una casa, en su composición debía haber algo de carbón también, porque recuerdo que al frotarla contra otra superficie se obtenían unos trazos negros muy obscuros... El ladrillo hueco también se dejaba utilizar... las barritas de azufre eran un poco más hostiles...
Con una medicación indicada para las infecciones urinarias, que contenía azul de metileno, conseguía un tinte azul diferente del azul de las biromes, como para variar un poco.
Fue una hermosa etapa de experimentación que me enseñó que prácticamente cualquier cosa podía servir para componer una imagen, en bi o en tridimensión.
Un poco más cerca en el tiempo, me prestaron una notebook viejita que tenía Paint. Allí, con pulso muy tembloroso retraté a mis gatos con el mouse. Más cerca aun, después de ahorrar dinero por algunos años, me compré una PC, y me instalaron Photoshop.
Al principio, cuando me explicaban cómo usar sus herramientas, me sentía muy limitada y frustrada, no conseguía una sola cosa que creyese que tuviese un mínimo, muy mínimo de potencial... y claudiqué, abandoné el proyecto y puse mi interés en otras tonterías.
Hasta que cierto día, viendo el arte de una película de la cual soy casi fanática (y digo casi porque me avegüenza un poco el fanatismo) me pareció que podía lograr reproducir en Photoshop una textura que me había gustado.
Como Photoshop trae unos filtros que combinados dan resultados muy variables, me planteé mentalmente una receta de filtros y ... voilá, no conseguí reproducir la textura... pero sí conseguí recuperar la ezperanza de hacer algo a través de ese programa.

Este trabajo, "Pasillo" es uno de los primeros que me atrevo a mostrar resultado de escanear uno de mis dibujos a lápiz y usarlo como referencia para construir una versión digitalizada (si se me permite el uso o mal uso del término) del mismo.
Como para ese momento no sabía nada sobre tamaños y calidades de resolución, lo hice chiquito y poco definido, pero en mi computadora se veía tan bien...

En fin, este trabajito me daba ideas sobre recorridos, como si esos "tipitos" que se asoman pudieran realmente caminar, pasear, transitar ese pasillo con puertas simples, abiertas, que como no cuentan nada, dejan inventarse tantas cosas.

Este trabajito me permitió imaginar que podría crear un juego, de esos on line de horror que no sé jugar pero que llaman mucho mi atención. Como programar un juego es algo que escapa por mucho a mis conocimientos, resolví que era mejor bajar las aspiraciones y hacer una página personal con algún detallecito de interacción, ví algunas que me gustaron mucho, páginas hechas por profesionales, y más me entusiasmó la idea.
Bueno, esa página se comenzó a diseñar hace unos meses, pero ahora está descansando de algunos contratiempos que lógicamente iban a surgir... Algún día tal vez pueda colgarla de la red...quién sabe.



All content copyright © by Soez Niederträchtig.